Dejar de fumar antes de operarse disminuye el riesgo de complicaciones postoperatorias.

      Dejar de fumar, al menos antes de una operación, minimiza el riesgo de complicaciones postoperatorias, según un estudio publicado en The Lancet. Investigadores daneses del Hospital Universitario Bispebjerg de Copenhague estudiaron los efectos de la abstención del tabaco sobre las complicaciones postoperatorias en 120 fumadores, la mitad de los cuales recibió consejo antitabáquico y terapia sustitutiva con nicotina entre 6 y 8 semanas antes de ser sometidos a cirugía de cadera o rodilla.

      Pues bien, el 52% de los pacientes que continuaron fumando la misma cantidad de cigarrillos experimentó complicaciones frente al 18% de los que había disminuido el consumo.

      La reducción del consumo de tabaco ejerce un gran efecto sobre la cicatrización de heridas pues sólo el 5% de los pacientes que recibió tratamiento antitabáquico tuvo complicaciones de este tipo en comparación con el 31% de los que siguieron fumando. Además, no se registró ninguna complicación cardiovascular entre los pacientes del primer grupo. En cambio, si se observaron en el 10% del segundo grupo de pacientes intervenidos.
Santiago de Compostela: Doctor Teijeiro, 7. 981-580792. Pontevedra: Hospital Miguel Domínguez. 986-868763.